ARMAS PUNZOCORTANTES ¡¡UN ASESINO SILENCIOSO!!

Interminables son las noticias que vemos, leemos y escuchamos sobre personas atacadas o asesinadas con armas punzocortantes. Esta realidad no es casualidad, es el resultado de una historia humana llena de violencia y descubrimientos. Según los historiadores los primeros utensilios de hierro descubiertos por los arqueólogos en Egipto datan del año 3000 antes de Cristo, también se sabe que antes de esta época ya se usaban adornos de hierro; así que los cuchillos han estado en nuestras manos desde hace un buen rato.

Nuestra especie parece tener algo en común en toda su historia, desafortunadamente, la guerra. Sea por intereses políticos, por defensas contra invasores, es algo que se puede ver en todos los libros de historia de la humanidad. Además hemos tenido que sobrevivir a la madre naturaleza y los animales que han sido una amenaza directa hasta el día de hoy. ¿Cómo poder defenderse de tantas cosas? ¿Cómo obtener una herramienta que nos permita realizar múltiples tareas? Si nos seguimos haciendo preguntas como estas claramente podemos entender la naturaleza del desarrollo de los cuchillos. En el mercado existen innumerables formas de cuchillos, usos, aleaciones o metales para gustos y preferencias. Existen muchos tipos de ellos que son extremadamente baratos lo que los hace accesibles casi para cualquier persona y esto es una clave importante.

El cuchillo es una herramienta de trabajo en muchísimas profesiones, lo que nos lleva a entender que los delincuentes se desempeñan en un campo distinto al de muchos de nosotros pero igual de profesional en algunas ocasiones. Los delincuentes de bajo rango, los llamados piedrerillos, los de bajos recursos optan por el cuchillo como un medio de amedrentación para cometer asaltos, o para repeler  amenazas o ataques de posibles enemigos en la calle.

Los ataques son reales

A diferencia de lo que nos muestra la televisión, los ataques con armas punzocortantes son sumamente violentos y pasionales. Los ataques de ira, los problemas pasionales, las venganzas, las peleas y muchos otros motivos que suceden de pronto envuelven a las personas en sentimientos que muchas veces simplemente no puede controlar. Si sumado a esto agregamos posibles intoxicaciones con drogas o alcohol las cosas pueden descontrolarse con mayor facilidad o inclusive más rápido de lo lo haría en otro momento.

Una persona puede dar hasta 70 puñaladas por minuto. ¡Increíble verdad! Los ataques no ocurren con llamadas y citas, empiezan de la forma más disimulada posible. Los agresores por lo general no desean que su víctima lea sus intenciones sin haber logrado al menos un par de golpes de suerte. El problema es que solamente necesita uno en una zona vital para terminar con la vida de una persona. Muchas veces las personas que sobreviven a alguno de estos ataques tienen un sin número de complicaciones con las que tienen que lidiar durante mucho tiempo. Algunas de estas complicaciones pueden ser infecciones debido a la entrada de alguna bacteria, un delincuente no va a esterilizar su cuchillo antes de apuñalar a alguien. Perforación de alguno de los pulmones; esto puede hacer llegar a perder uno de estos órganos. Corte de ligamentos o nervios importantes limitando la movilidad de alguna parte del cuerpo como extremidades, cara entre otros.

Como hacerles frente

Durante un ataque con este tipo de armas no necesariamente otros escuchan lo que está pasando a diferencia de ataques con armas de fuego que al ser detonadas producen una explosión que puede ser escuchada con facilidad unas cuantas cuadras a la redonda. Esto convierte al cuchillo en un arma eficiente y silenciosa. Este tipo de ataques además tienen ciertas naturalezas que es necesario estudiar para poder hacerles frente en caso de una necesidad.

En muchos de estos encuentros las personas portadoras de armas de fuego que desean repeler dicha amenaza se topan con el gran inconveniente de que sus armas no son la primera línea de respuesta ya que cuando estos inician de forma sorpresiva el ir por su arma solo puede hacerles perder la vida. Innumerables son los estudios sobre la distancia necesaria para poder reaccionar de forma efectiva. Normalmente las personas portadoras de armas de fuego necesitan un mínimo de 6 a 7 metros para poder reaccionar de forma efectiva.

¿Cómo hacerle frente a estas situaciones?

Nuestra primera respuesta cuando es un ataque cercano definitivamente será el combate no armado. Algunas técnicas que se han enseñado en artes marciales durante muchos años carecen de un verdadero conocimiento de la naturaleza violenta y rápida de los agresores siendo estas inútiles ante un agresor que solo tiene en su mente acabar con su víctima.

Intentar agarrar un cuchillo en movimiento es un acto casi imposible, nuestras técnicas deben estar enfocadas en cubrir nuestras zonas vitales como cuello, cavidad abdominal, cara y zonas internas de brazos y piernas. De ser posible correr no dude en hacerlo, pero cuando lo haga que sean en la forma natural que lo hacemos ya que corriendo hacia atrás no es la mejor estrategia. Nuestra locomoción humana está diseñada para correr hacia adelante por lo que una persona que corre hacia atrás tarde o temprano será alcanzada por su agresor, crear distancia, moverse en zig zag, utilizar objetos como sillas, vehículos entre otros son una forma de hacerles frente.

Utilizar armas que nos permitan mantener la distancia como palos, bastones extendibles (blackjack), fajas pueden ser un elemento a favor. Tratar de detener la agresión lo más pronto posible manteniendo control de las extremidades del agresor es indispensable, pero, no es nada fácil. La práctica constate así como la recreación de escenarios es indispensable para entender y modificar nuestra forma de reacción. Como dicen no es lo mismo hablar del diablo que verlo venir.

Ataques pasivos y ataques activos

Existen dos tipos de ataques con armas punzocortantes, los ataques pasivos y los ataque activos. Los ataques pasivos son cuando una persona desea algo de nosotros, normalmente mediante la intimidación, lo que los hace un poco más fáciles de resolver y los ataques activos cuando el arma está en movimiento y el agresor arremete contra su víctima con cortes y estocadas, altamente peligrosos y sumamente difíciles de resolver.

Sea lo que sea nunca, nunca, nunca deje de luchar. Ataque, ataque, ataque, una defensa sin ataque deja a su agresor con la mente clara, libre de pensar y modificar su forma de agresión, mientras lo mantenga ocupado al menos no pensará tan claro. Sobrevivir lo es todo, herido o no recuerde que el problema es su enemigo y no el arma. El arma es solo una extensión del cuerpo de su enemigo.

En Krav Maga Training Institute conocemos este tipo de ataques y la mejor forma de hacerles frente. Contamos con un grupo de instructores altamente calificados, con horas de entrenamiento en la detección e implementación de defensas efectivas contra ataques reales.

Lo esperamos a ser parte de nuestra familia KMTI.

#kravmagacostarica #defensapersonal #kravmaga #costarica